Cualquier solución no es una solución

| Septiembre 22, 2010

Existen no pocos días en que no encontramos la tranquilidad para hablar con nosotros mismos. No somos capaces de hallar el silencio reflexivo, la paz interior que nos permite cierta felicidad o momento creativo.

En mi caso puede ser escribir, momentos en que la necesaria sorpresa o reflexión hacia el mundo que me rodea, está soterrada con situaciones imprevistas, inesperadas y de solución difícil.

Cualquier solución es una solución, pero intento hacer todo de forma correcta, pretendo que aquello que me impide ser yo, que me enclaustra en un mundo ajeno, ruede discretamente sobre las vías adecuadas.

Cualquier solución es una solución, pero no quiero dejar una vez más un pasado del que me arrepienta, ni una situación de la que no pueda salir algún día.

Sabemos (si hemos sido capaces de mirar al mundo con meditación tranquila) que no encontrar soluciones es temporal.

Sé con toda seguridad que cuando la creatividad me abandona no es por mucho tiempo. Existe un día del futuro cercano, en que las ideas se agolparán nuevamente en mi cabeza; porque hoy se van como antes han venido, y sé que J.M. Coetzee o J.K. Rawlings se habrán quejado alguna vez de sus musas, y habrán tirado bolas a la papelera, y habrán mandado a la mierda a las personas a las que quieren.

Tenemos amores que odiar o enemigos por amar, situaciones odiosas que intentamos amar, o como mínimo soportar sin agobios, tenemos historias intensas por escribir, letanías que vivir, proyectos esperando por nuestra decisión, y sobre todo una eternidad para las ideas, para mis ideas.

Quizás, y esto es muy seguro, las ideas que se agolpen a mi cabeza mueran el mes entrante en una gaveta, o quizás me sobrevivan hasta el holocausto final de la tierra alejándose del sol, pero mis ganas no van a desplomarse pensando en ello.

Ya está cerca algo, lo veo venir, muy pronto habrá otro proyecto que me sumirá en días interminables de trabajo, pero lo haré con tanto gusto que las ideas seguramente volverán y no tendré que pensar más en que cualquier solución es una solución.

Loading Facebook Comments ...

Escribir comentario

Últimos comentarios

  • Daniel:

    Ví la versión original (para algunos "editada") y me encantó. Ese encantó me llevó a quedarme pegado...

  • paco:

    Ese dilema ya tiene solución: El dilema del tranvía http://www.margencero.com/almiar/dilema-del-tranvia/...

  • Anonimo:

    Gracias... A veces siento que no valgo nada como persona y que soy insignificante. Supongo que no podre...

  • Víctor:

    Tuve la oportunidad de verla por primera vez en renta, sin palabras, la mejor película que he visto...

  • Mónica:

    Mi película favorita. Encantadora, tierna, profunda. Para mí se quedará así. Como ese amor de...

  • cris:

    Carmen, estoy de acuerdo contigo. Ninguna variante es inferior a otra. Un idioma que no cambia con el...

Escrito por Hector García Quintana