Lo políticamente correcto contra la libertad

| Mayo 20, 2009

Recuerdo una vez en Cuba que tuve una polémica con un amigo por el tema de la libertad de expresión. Le comenté entonces que me había sentido directamente atacado cuando se implantó desde el Estado un absurdo que respondía al nombre de “brigadas de respuesta rápida” cuyo objetivo era reprimir a los disidentes o simples críticos que se atrevieran a expresar públicamente sus discrepancias con el sistema comunista de la isla. En la reunión vecinal donde se planteó dicha aberración antidemocrática algunos expusimos –tímidamente, por supuesto– las reservas a dicha medida, pero de poco sirvió para intentar echarla atrás. Los pocos tontos discrepantes en la isla no son tomados en cuenta.

Mi amigo, varios meses más tarde cuando le contaba todo, me afeó la conducta. Me dijo que mi deber revolucionario entonces era callar aunque no me gustara la idea, porque en ese momento se me pedía asentir hacia algo que era necesario para la marcha de la revolución, y disentir era faltar a mi deber de revolucionario.

Desde esa fecha, sin tener cultura democrática, ya me molestaban muchas de las cosas que luego se convertirían en obsesiones para mí y descubrí que había muy pocas cosas peores que no tener libertad, quizás tener hambre, o frío, y así hasta quedarse en los dedos de una mano. Pero no tener libertad es paralizante.

Salvando las distancias y las comparaciones fáciles, en estos días dos decisiones me recuerdan aquella incomodidad que sentí cuando me obligaban a callar la verdad para evitar reconocer un problema. La primera y de más trascendencia, es la del gobierno de Barack Obama de prohibir la publicación de las fotos de soldados norteamericanos torturando a prisioneros en Iraq y Afganistán; la segunda, y quizás menos importante para el resto del mundo, es la censura a la que se sometieron, en la cadena de televisión pública española, los pitidos y el griterío de un grupo de indeseables que en un partido de fútbol profirieron contra el rey de España y el himno español.

Son dos hechos alejados, con desigual trascendencia internacional pero igual en el fondo: la censura como medio de ocultar una verdad y con un pretexto como fondo para justificarla. Por desgracia ambos presidentes, Obama y Zapatero, han prometido ser las administraciones más transparentes de sus países, lo que contrasta claramente con este tipo de decisiones que cercenan de un plumazo la libertad de un grupo de seres humanos, por muy indeseables que puedan ser sus expresiones.

Si al gobierno norteamericano no le gustan las fotos de torturas por parte de sus tropas, primero debieron preocuparse de no crearlas, y si a la dirección de Radio Televisión Española –directamente elegida por el gobierno de España– no le gustan los arranques nacionalistas de un grupo maleducado que ejerce –de malas maneras, pero ejerciéndola al fin– su libertad, igual también debieran pedirle al gobierno español que no diera alas al nacionalismo radical dentro de España.

Los motivos pueden ser variados pero me molesta la censura, no soporto que se escuden en pretextos de tipo patriótico para cercenar el derecho de quien sea para ejercer su libertad. Lo hicieron en Europa con las caricaturas de Mahoma luego de hacerlo en todo el Medio Oriente, lo han hecho con las fotos de las torturas y se hace con cada caso que molesta a cualquier lobby o grupo de poder que presiona a la opinión pública y al gobierno. Si se critica a un gitano somos racistas; si a un inmigrante, somos xenófobos; si a un maricón o lesbiana se nos acusa de homófobos, si a una víctima del terrorismo o el cine español somos fascistas. Y no importa si la crítica no tiene nada que ver con su condición. La verdad es que detrás de lo políticamente correcto se esconden muchas de las peores censuras. Es verdad, no es una dictadura quien la ejerce, pero cumplen el mismo objetivo: callar o hacer callar al otro. Lo siento mucho pero eso no es libertad. Si tengo que callar algo negativo por temor a ofender a que el criticado me lance al ruedo de los retrógrados y potencialmente decapitables, no estoy viviendo la libertad. Para velar por el buen uso de la libertad no deberían estar los gobiernos, para ello están las leyes encarnadas en la justicia. Lo demás es pura majadería y autocracia.

Loading Facebook Comments ...

Comentarios (4)

 

  1. Verónica dice:

    Igual se te nota un poco de ojeriza al socialismo, ¿no? Es entendible viniendo de Cuba

  2. Hector García Quintana dice:

    Pues sí, querida amiga Verónica, no hay mejor forma de vacunarse contra la rabia que haber recibido la mordida de un perro y haber salido vivo de ella. Pero tampoco es necesario vivir el socialismo para querer alejarse de él. Basta con estudiar un poquito, sólo un poquito, la historia del siglo XX. Ahí está la respuesta.

  3. Verónica dice:

    El argumento es válido para lo contrario. Podemos criticar al capitalismo si analizamos la historia del siglo XX.

  4. jonath luxo dice:

    Muy cierto su articulo y estoy de acuerdo.Voy a apuntar a un hecho sin el animo de ofender a nadie, soy gay pero siempre he sentido un rechazo muy marcado hacia las personas que quieren hacer de su vida privada un circo y un espectaculo, no estoy de acuerdo con aquellos que se abanderan de la comunidad "gay" y tampoco estoy de acuerdo con este termino de "comunidad" (mi vida privada no tiene porque escindirme del resto de la sociedad) y la verdad no me gusta nada estos tipejos-homosexuales que atacan a todo lo que es heterosexual, empezando por un marcado desprecio hacia las mujeres,son estos mismos quienes censuran cualquier critica hacia su estilo de vida, exigen derechos pero se hacen los idiotas y no reconocen que todo derecho conlleva un deber social de respeto hacia los demas y hacia uno mismo, voy a dar un ejemplo:
    A mi personlmente me fastidia la gente que fuma marihuana en la calle y le bota el humo por la cara al que vaya pasando, lo ideal seria que fumaran donde no molestaran a nadie, pues bien, pues si tu eres gay no te la pases escupiendole en la cara a todo el mundo que lo eres,no hace falta esa es tu vida, ¿Buscas ser respetado si no respetas el espacio vital de los demas? Hay que ser concientes de que hay espacios y tiempo adecuados para vivir y dejar vivir a gusto. Ademas que no se les olvide que los gays no nacen de probetas o se hacen en laboratorios, todos nacimos de una "MUJER" asi que respeto! que seas gay no implica que tengas que hablar como una mujer, vestir, reir o caminar como una ¡No confundan las cosas! cada quien que ocupe el puesto que le corresponde.A mi me gustan los hombres pero que lo sean en un sentido totalmente literal de la palabra. En fin solo queria dejar este apunte.

Escribir comentario

Últimos comentarios

  • Daniel:

    Ví la versión original (para algunos "editada") y me encantó. Ese encantó me llevó a quedarme pegado...

  • paco:

    Ese dilema ya tiene solución: El dilema del tranvía http://www.margencero.com/almiar/dilema-del-tranvia/...

  • Anonimo:

    Gracias... A veces siento que no valgo nada como persona y que soy insignificante. Supongo que no podre...

  • Víctor:

    Tuve la oportunidad de verla por primera vez en renta, sin palabras, la mejor película que he visto...

  • Mónica:

    Mi película favorita. Encantadora, tierna, profunda. Para mí se quedará así. Como ese amor de...

  • cris:

    Carmen, estoy de acuerdo contigo. Ninguna variante es inferior a otra. Un idioma que no cambia con el...

Escrito por Hector García Quintana