El escritor no nace, se hace

| enero 22, 2010

El ser humano, aún cuando la literatura tiene siglos, se sigue emocionando con la literatura. Sean novelas como El Quijote o Madame Bovary o libros como lo de Harry Potter o el Código da Vinci, seguimos emocionándonos y convirtiendo en importantes autores que nos ofrecen fantasías sobre la realidad.

¿Cuál es la magia por la cual ocurre semejante milagro? ¿Qué requisitos se necesitan para lograrlo? Es conocido el caso de escritores conscientes del impacto que su obra provocaría en el público y en la crítica. Quizás el más mencionado sea Ulises, de James Joyce, quien lo ha dejado plasmado en su correspondencia. Pero aparte de unos pocos genios como el irlandés, la mayoría de los escritores reciben con sorpresa la resonancia de alguna de nuestras creaciones de ficción.

El largo debate sobre si el escritor nace o se hace sigue y seguirá obsesionando a los que se mueven en el mundo de la creación. La polémica no se aviva sólo en los predios literarios. Se ponen ejemplos de una y otra tesis, y se intenta sustentar de mil maneras los razonamientos de cada bando.

La experiencia, en gran parte, demuestra la idea de que el talento artístico no viene desde la cuna como una capacidad genética que emparienta al escritor o al músico con un recordista mundial de salto de altura o los cien metros planos.

Un genio como Mozart, que revolucionó el Clasicismo con sus fuertes contrastes entre la orquesta y el instrumento solista, debe gran parte de su genialidad al estudio paciente y sacrificado al que se vio sometido en la niñez temprana por su padre.

Tampoco se puede asegurar lo contrario. Benny Moré alcanzó  las cotas más altas de la música popular cubana sin haber estudiado en academia alguna. Su escuela fue la calle y cuando intentó estudiar música lo dejó casi al inicio porque le resultaba excesivamente complicado; ello no ha impedido que se siga reconociendo su excepcional talento, incluso en hechos tan extraordinarios como dirigir su orquesta de espaldas mientras cantaba de frente al público.

Es muy conocida la condición de autodidacta de Jack London, que debe su talento a un espíritu aventurero que lo llevó a viajar por el mundo y a una pasión sin límites por la literatura.

En la literatura hay una verdad de Perogrullo. Para penetrar y entender los entresijos del conocimiento literario y su fascinante mundo de la creación es obligatorio: ¡leer literatura! Es inconcebible un escritor que no sea ante todo un buen lector, si bien sólo con la lectura no se garantiza la formación de un escritor.

Se podría señalar de la misma forma que debe conocer de técnicas literarias. Nada más cierto, aunque existen excelentes conocedores de técnica y teoría literarias que son, a su vez, inmejorables lectores sin que lleguen a alcanzar la categoría de creadores literarios —al menos de ficción. ¿Y entonces qué?

Criterios hay miles: desde la platónica —en su acepción originaria— imagen de presentar al escritor como un simple portavoz de la idea divina, con su finalidad romántica de embellecer la vida, hasta considerarlo formado a través del esfuerzo diario con un comprometimiento social sartreano, donde el escritor, replegado en sus sentimientos, hace voto de confianza a la libertad de los hombres.

Aunque pueda resultar un lugar común, debe existir una conjugación de varios factores. El escritor comienza con una picazón interna, una especie de gusanillo que le corroe las entrañas, un don divino o infernal que lo obliga a expresar a través de la palabra, describiendo o inventando situaciones —o mejor: ficciones—, todo aquello que lo conmueve, alegra o entristece de la realidad.

¿Por qué escribimos? Como regla general porque algo nos ha trastornado, hemos sufrido por uno o varios motivos —incluso ajenos a nuestra vida cotidiana— y en lugar de contárselo a un amigo, lo soltamos sobre el papel.

En el fondo escribir es un acto de dolor, un parto a medias inesperado, donde se ponen en juego imaginación, inventiva y conocimiento universal del creador. Se le atribuye a Rilke en su Cartas a un joven poeta la frase de que si alguien puede vivir sin escribir, que simplemente no escriba. Quizás sea un tanto exagerado.

Aunque no le falta razón en algo; si no hay nada por lo que sufrir, que nos incomode, que criticar, entonces tampoco habrá nada que escribir. Escribir es, sobre todo, vivir otra realidad para escapar o criticar la nuestra. Si se es del todo feliz, o todo lo feliz que se pueda, si la vida nos ha dado toda la felicidad que esperábamos, es difícil que lleguemos a sentir la necesidad de expresarnos en la literatura. Aunque ello no basta para crear una buena obra literaria.

Más en: Cómo se escribe una novela. Técnicas de la ficción narrativa

Escribir comentario

Loading Facebook Comments ...

Últimos comentarios

  • Mar Pérez:

    Buenas tardes. Actualmente estoy cursando una maestría y para obtener mi título estoy presentando...

  • Gustavo Menendez Bernales:

    Acabo de ver la version extendida por primera vez despues de casi 30 anios de haber visto la version...

  • Daniel:

    Ví la versión original (para algunos "editada") y me encantó. Ese encantó me llevó a quedarme pegado...

  • paco:

    Ese dilema ya tiene solución: El dilema del tranvía...

  • Anonimo:

    Gracias... A veces siento que no valgo nada como persona y que soy insignificante. Supongo que no podre...

  • Víctor:

    Tuve la oportunidad de verla por primera vez en renta, sin palabras, la mejor película que he visto...