¿En verdad es posible enseñar a escribir ficción?

| octubre 14, 2018

Una de las preguntas más recurrentes que suelen hacerme cuando hablo o escribo de escritura es si es posible en realidad enseñar a escribir ficción. La respuesta fácil es sí, pero la pregunta no es baladí. Os pongo en situación:

Hace unos años par de amigos y yo (quizás ellos lo recuerden) hablábamos de la novela Desgracia de J. M. Coetzee; alabábamos la prosa del sudafricano, en general, y discrepábamos sobre la obra de Murakami.

En momento determinado yo manifesté mi sorpresa porque mientras leía Desgracia, no había sido consciente de la raza negra de los violadores casi hasta muy bien avanzado el libro; seguramente por mis propios vicios como lector. La cara de asombro de mis amigos era un poema, lo que para ellos había sido una evidencia desde el comienzo del libro para mí había sido un descubrimiento de la narración.

Varias veces he buscado explicaciones al hecho, pero no estoy seguro de haberlo descifrado. Quizás todo es más sencillo y simplemente no soy un lector tan atento, pero en mi afán por darle la vuelta a lo que es cuadrado, intento creer que en mi experiencia vital no soy competente para pensar en “razas”; tanto he vivido discriminaciones negativas y positivas por lo mismo (“no eres negro” o “te ayudo porque eres negro”) que soy incapaz de verme reflejado como parte de una raza.

Este simple hecho, junto a otros más evidentes, me ha hecho preguntarme más de una vez si la pregunta de escribir una novela o un cuento para dirigirlo a todos los posibles lectores tiene algún sentido, dado que muchos comprenderán, asimilarán la información de manera diversa. Por extensión, ¿cómo se pueden enseñar normas que establezcan un canon si cada lector entiende lo que le permite su forma de ver, vivir y leer?

Respondo: No, no se puede escribir para todos, pero sí hay que buscar un amplio espectro de lectores cuando se plasma algo en el papel. En mi caso, no pienso en un grupo concreto cuando escribo y no recomiendo a ningún escritor que cometa semejante desliz, pero sí debe tener en cuenta que los lectores son tan disímiles como personas existen.

¿Se puede escribir una novela que guste por igual a un racista que a un activista de los derechos raciales? ¿A un negacionista del cambio climático que un seguidor de World Wildlife Fund? ¿Para un ama de casa que para un alto ejecutivo? Sí, se puede, pero ¿cómo?

No pretendo crear banderas, pero lo primero que debemos entender es que no existen normas, si alguna vez te lo dijeron, te han mentido. Existen sí, principios, y la diferencia es fundamental.

No existen reglas invariables en la literatura. La literatura no es, y no puede ser, una ciencia exacta donde la práctica del hecho repetitivo es el criterio valorativo de la verdad. Cuanto antes lo aprendamos antes nos evitaremos muchos dolores de cabeza en el camino.

Robert McKee, en su ya inevitable trabajo sobre el guion nos asegura:

Las normas dicen: «Se debe hacer de esta manera». Sin embargo, los principios se limitan a decir: «Esto funciona… y ha funcionado desde que se recuerda». La diferencia resulta crucial. Nuestro trabajo no debe seguir el modelo de una obra «bien hecha», sino que debe estar bien hecho según establecen los principios que conforman nuestro arte. Quienes cumplen las normas son los escritores ansiosos e inexpertos. Los escritores rebeldes y sin formación las incumplen.[1]

Queda claro.

Lo siguiente que debemos saber: se escribe para enseñar la realidad de otra manera. Sí, primero para entretener a un público, pero esto no es suficiente cuando se enfrenta la literatura como un arte.

Cuando analizamos los llamados clásicos, esta lógica es imbatible. ¿Por qué un libro se mantiene durante años en la mente colectiva? ¿Por qué sigue siendo leído, comentado, buscado y mantiene algo de la aceptación de cuando se publicó por primera vez?

Recomiendo las respuestas que a esta pregunta dan diferentes autores, algunos de manera discrepante, como Harold Bloom (El Canon Occidental[2]) que considera un clásico aquello que nos habla a través del tiempo, alejado de su entorno social y político. Por otro lado Coetzee (¿Qué es un clásico?[3]) para el que un clásico lo es por su oposición a lo bárbaro, es decir, a lo salvaje, y por tanto enmarcado en la lógica de un tiempo que puede repetirse. Sin embargo, reconocen todos una lógica a que no pueden ignorar, y es la vuelta a ciertos principios que nos devuelven a McKee. (continuará)

 

———-

[1] McKee, Robert. El Guion: sustancia, estructura, estilo y principios de la escritura de guiones. [Barcelona]: Alba, 2002., pág. 17.

[2] Bloom, Harold. 2017. El canon occidental: la escuela y los libros de todas las épocas. [Barcelona]: Anagrama.

[3] Coetzee, J. M. 2004. Costas extrañas: ensayos, 1986-1999. [Barcelona]: Debate.

Loading Facebook Comments ...

Escribir comentario

Últimos comentarios

  • Daniel:

    Ví la versión original (para algunos "editada") y me encantó. Ese encantó me llevó a quedarme pegado...

  • paco:

    Ese dilema ya tiene solución: El dilema del tranvía http://www.margencero.com/almiar/dilema-del-tranvia/...

  • Anonimo:

    Gracias... A veces siento que no valgo nada como persona y que soy insignificante. Supongo que no podre...

  • Víctor:

    Tuve la oportunidad de verla por primera vez en renta, sin palabras, la mejor película que he visto...

  • Mónica:

    Mi película favorita. Encantadora, tierna, profunda. Para mí se quedará así. Como ese amor de...

  • cris:

    Carmen, estoy de acuerdo contigo. Ninguna variante es inferior a otra. Un idioma que no cambia con el...

Escrito por Hector García Quintana