Creación y ciertas paradojas del amor perdido

| enero 24, 2016

recuerdos pasadosVivir o escribir: he aquí uno de los conflictos que plantea la serie The Affair y quizás no tan válido, según mi experiencia, como verdadera paradoja, pero muy auténtico para muchos creadores que he conocido, sumidos en una permanente creatividad mental, aunque escasamente productiva en términos materiales.

Noah, el protagonista de la serie, está en una sequía creativa importante, y su exsuegro Bruce, un escritor superventas, se ha percatado que la pérdida de Alison, su amante, lo ha dejado tocado y perdido. “Me parece a mí, le dice Bruce en un momento, que esta chica puede haber sido tu musa, y ahora que se ha ido, tienes miedo a la página en blanco. Tienes que usar esa desilusión, hijo. Si sabes cómo usarla, realmente podrás producir algo que merezca la pena leer esta vez.”

A continuación, le cuenta una historia de cuando aún no era famoso, de cómo una estudiante, nada llamativa y más bien apagada y poco atractiva, pero que “tenía algo” que le iluminó, le deslizó el suelo de forma tan brusca e inesperada que pensó abandonar toda su vida anterior, esposa, hija, y trabajo. “Sentí que había sido un sonámbulo toda mi vida, y que de repente, estaba muy despierto” le dijo finalmente.

Pero Bruce le dice también que visualizó por un instante el futuro, que se vio triste, pobre y enjaulado en un pequeño apartamento con la chica y con pocas opciones de salir adelante y finalmente renunció a ella para crear una novela con lo vivido que lo catapultó como novelista y lo llevó a la nominación para el premio Pulitzer.

Probablemente el gran conflicto de la creatividad, más allá de las inherencias propias de conocer el oficio, está en esa búsqueda de ideas para producir. Quien crea cultura teme no poder un día tener la cordura, el medio o simplemente sus órganos vitales para poder hacerlo; pero si se tiene todo esto, muchos temen con verdadero pavor a la falta de ideas, de elementos que incentiven la génesis del arte.

Y aquí cómo muchas veces el desengaño, la desilusión, la tristeza pueden ser grandes fuentes de creatividad literaria, y si me apuran, de casi cualquier actividad creativa que vincule la cultura. El hecho de que algo, sea la muerte de alguien querido, un desengaño amoroso, o algo tan simple como la antipatía hacia otro, nos suma en la nostalgia, nos obligue a cierta soledad obligada e inevitable, a una búsqueda reflexiva del porqué de las cosas pasadas, puede llevar a los que tienen cierto conocimiento de su oficio creativo, a reflejar meritoriamente lo vivido en sus creaciones.

Lo peor de la posible paradoja de vivir y escribir es que muchas veces la musa de la creación no está tanto en la existencia de una persona o motivo sino en la ausencia de ellos. Y en esto, por desgracia, si bien hay ejemplos de musas que se mantuvieron junto a sus creadores, la mayoría de las grandes creaciones ficcionales vienen de la pérdida, el alejamiento, la ausencia, intencional o no, de un amor sublimado y, casi seguro, irreal si se hubiera consumado hasta el final.

Desde Machado “Señor, ya estamos solos mi corazón y el mar” llorando en versos la muerte de su esposa, hasta The Affair, hay innumerables momentos en que el dolor provoca las mejores creaciones humanas. Un ejemplo que me gusta reiterar es aquella magnífica sabiduría que expresa el maestro de Pollo con ciruelas, cuando acusa al alumno que aprende el violín de excesivo tecnicismo y poca pasión, hasta el momento en que pierde a su amada: “…aquella que has perdido estará en cada nota que toques, será tu aliento y tu suspiro. Ese amor es precioso, porque es eterno.”

Para los que se atreven con historias poderosas y no temen a la complejidad no pueden obviar la novela Hermosos y malditos, de Francis Scott Fitzgerald, una de esas inolvidables historias salidas de describir la propia autodestrucción ente el autor y su amante Zelda.

Y es autodestrucción lo que parece sentir a ratos Bruce, cuando en The Affair, Noah, le pregunta si en todos los años posteriores ha vuelto a pensar en aquella chica sin brillo que lo había iluminado en sus años como profesor; la respuesta de Bruce es descorazonadora: “Todos los putos días.”

Aquí no parece haber escapatoria: podrás crear obras magníficas e imperecederas con el recuerdo de un amor inolvidable e imposible, pero vivirás eternamente con el tormento del recuerdo de lo que pudo haber sido. ¿Es que no hay otra solución?

Loading Facebook Comments ...

Escribir comentario

Últimos comentarios

  • Daniel:

    Ví la versión original (para algunos "editada") y me encantó. Ese encantó me llevó a quedarme pegado...

  • paco:

    Ese dilema ya tiene solución: El dilema del tranvía http://www.margencero.com/almiar/dilema-del-tranvia/...

  • Anonimo:

    Gracias... A veces siento que no valgo nada como persona y que soy insignificante. Supongo que no podre...

  • Víctor:

    Tuve la oportunidad de verla por primera vez en renta, sin palabras, la mejor película que he visto...

  • Mónica:

    Mi película favorita. Encantadora, tierna, profunda. Para mí se quedará así. Como ese amor de...

  • cris:

    Carmen, estoy de acuerdo contigo. Ninguna variante es inferior a otra. Un idioma que no cambia con el...

Escrito por Hector García Quintana