Precious, la imaginación como solución

| enero 29, 2010

Generalmente somos inmunes a las estadísticas. Vemos escritos o escuchamos en los informativos porcentajes que casi nunca nos conmueven. Sin embargo, nos estremecen cuando esas mismas estadísticas las vemos personalizadas en el dolor, la muerte, la tristeza, de alguna de las personas que conforman el dato que apenas nos llamó la atención antes.

Quizá ese es el gran logro de la película Precious: Based on the Novel Push by Sapphire, del director Lee Daniels. Un filme desgarrador e inclasificable que nos coloca frente al sufrimiento de las personas maltratadas.

El caso de Precious es paradigmático, aunque no único en el cine. Es negra, como Celie, de El color púrpura, violada por su padre, también como ella, e incomprendida por el medio en que vive donde es sólo una esclava del trabajo doméstico.

Es gorda, es negra, poco agraciada, motivos que la hacen renegar de su raza, su constitución física y su vida. Precious, como Selma Jezkova, de Dancer in the Dark, se inventa un mundo paralelo, una vida más allá de la vida para escapar de la crueldad de su vida miserable. Utiliza su imaginación como vía de escape. Y llega a esa conclusión cuando se percata de la imposibilidad de escapar del círculo vicioso en el que vive.

En esa vida es actriz de cine, amada y aprobada por todos, deseada por los hombres y envidiada por otras mujeres. Cada vez que la vida le coloca frente al dolor, se evade a su mundo de actriz de cine, donde la vida es soportable.

La imaginación es sin duda una poderosa herramienta. Le sirvió a Van Gogh, Rimbaud o Beethoven para crear obras maestras sin tener que suicidarse antes. La imaginación crea riquezas, obras monumentales, avances científicos, personas increíbles como Kim Peek u Orlando Serrel.

La imaginación le sirve a Precious para encauzar su vida, para romper las ataduras con su madre, interpretado con una maestría indescriptible por Mo’Nique. La imaginación le sirve a Precious para empezar a comprender el valor de la vida humana, de su propia vida y del amor de los demás.

Una película altamente recomendable, con actuaciones destacables hasta en los muy secundarios, como la asistente social que interpreta Mariah Carey.

Quizás el punto en contra de esta película sería no aprovechar aún más la situación del resto de sus personajes controvertidos y conflictivos. Centrarse tanto en la trama principal que deja de lado algunos conflictos secundarios que podrían ser muy sugestivos para el objetivo del director Daniels.

Aún así, sigue siendo una de las películas más humanas e interesantes que seguramente se habrá realizado en el año 2009 y que difícilmente olvidará quien saque un tiempo para verla.

Loading Facebook Comments ...

Escribir comentario

Últimos comentarios

  • Daniel:

    Ví la versión original (para algunos "editada") y me encantó. Ese encantó me llevó a quedarme pegado...

  • paco:

    Ese dilema ya tiene solución: El dilema del tranvía http://www.margencero.com/almiar/dilema-del-tranvia/...

  • Anonimo:

    Gracias... A veces siento que no valgo nada como persona y que soy insignificante. Supongo que no podre...

  • Víctor:

    Tuve la oportunidad de verla por primera vez en renta, sin palabras, la mejor película que he visto...

  • Mónica:

    Mi película favorita. Encantadora, tierna, profunda. Para mí se quedará así. Como ese amor de...

  • cris:

    Carmen, estoy de acuerdo contigo. Ninguna variante es inferior a otra. Un idioma que no cambia con el...

Escrito por Hector García Quintana