Sobre virtudes en los dictadores

| septiembre 20, 2009

En una conversación sobre temas generales con conocidos salió a relucir la figura de Francisco Franco. Para algunos era sorprendente que, aún hoy en la democracia y más de 30 años después de su muerte, haya seguidores incondicionales y defensores a ultranza del dictador español.

No es tan raro. Los más sanguinarios dictadores de la Historia, a los que más muertes se les reconocen en la historia de la humanidad, Hitler y Stalin, todavía tienen añorantes partidarios anticapitalistas en todo el mundo.

Los dictadores, a pesar de la retórica cansina de muchos de ellos, no llegaron al poder por obra y gracia de la mano de Dios. Necesitaron de varios factores que son comunes a todas las dictaduras: una situación previa favorable a un cambio de poder, una amplia mayoría que los sigue, apatía o miedo de los desfavorables a decir públicamente sus reparos al recién llegado, el poder de un ejército detrás, incapacidad de una propuesta eficaz diferente a la del dictador y sobre todo una legión de convencidos, aquellos que agreden a los disidentes.

Generalmente los que añoran estas dictaduras no vivieron del todo mal en ellas. Quizás no eran ricos porque no todas las dictaduras admiten la riqueza, miremos a Cuba, pero sí tenían algunos cierto status vinculado al poder. Aquellos que no vivían del todo bien, incluso algunos que vivían mal, aceptaron por válido que es preferible callar mientras no haya guerra o exista un mínimo de subsistencia, aunque no tenga la más mínima libertad para ejercer sus derechos como individuo.

Los seguidores de Franco reconocen entre los méritos del dictador español haber acabado con una república igual de dictatorial que la que luego él instauró y que derivaba hacia un comunismo a la soviética. Mérito que también reconocen los seguidores de Pinochet: haber cortado la llegada del comunismo a la cubana en Chile. Fidel Castro acabó con una dictadura de derechas, eficaz en el manejo de la economía aunque impasible ante los que asesinaban por defenderla.

Otro mérito habitual que se le reconoce a los dictadores es el de la construcción de obras públicas. Manejan el erario público sin control de opositores y comienzan proyectos faraónicos que de alguna manera los absuelvan por la historia: carreteras, edificios, viviendas públicas, hospitales, museos, centros culturales, todo sin dar cuentas de los gastos.

El caso de Franco es llamativo porque logró hacer todo esto con una paciencia a prueba de bombas, saliendo de una guerra fratricida entre los españoles, y para ello mantuvo a España alejada y neutral en la segunda guerra mundial, aun cuando su ideología tiraba hacia el fascismo. Hoy día es recurrente mencionar la construcción de pantanos para solucionar el tema del agua en muchas ciudades españolas como una virtud del dictador español.

Otro tema interesante de las dictaduras es de la seguridad ciudadana. Por regla general, todos los dictadores han apostado a lo largo de la historia por la seguridad. Donde ha habido dictaduras generalmente la delincuencia común es menor. Es fácil ofrecer seguridad cuando no se respetan los derechos humanos. En la Cuba castrista un imputado es tratado como culpable hasta que se demuestre lo contrario, algo completamente diferente a lo que se permite en la justicia en los países libres. Y sin embargo la criminalidad en Cuba y en otros países con tendencia socialista y autoritaria como Venezuela, está incrementándose a niveles que no tenían antes. Caracas está en las listas de países no recomendables para viajar como turista, algo que ha logrado Hugo Chávez solito, al que todavía no podríamos calificar de dictador, pero que reúne cada día más las papeletas para convertirse en uno de ellos.

Con respecto a la justicia resulta un caso interesante el de Cuba porque Fulgencio Batista, el dictador que estaba antes que Fidel Castro, permitió a los asaltantes a un cuartel del ejército que se llamaba Moncada defenderse con abogados propios e independientes, extremo que hoy no permite uno de aquellos asaltantes: el propio Fidel Castro. Y por si fuera poco, Batista declaró una amnistía para Castro y sus cómplices aún cuando habían cometido un delito gravísimo.

La libertad tiene un precio. Se sabe que obtener libertad implica aceptar un precio dispuesto a pagarlo. Libertad no es hacer lo que me da la gana, sino tener el libre albedrío de poder realizar aquello ético que me permite la ley pactada por todos y no hecha por unos pocos. Esa es la democracia participativa.

Pero democracia trae libertad y libertinaje. El gran reto de la democracia es encontrar el punto medio para permitir la aplicación de la justicia a los culpables sin limitar la libertad al resto de los ciudadanos. Es decir, permitir libertad penando el libertinaje. Lo que no es aceptable es defender una dictadura por no estar dispuesto a lidiar con los obstáculos que trae vivir en libertad.

Loading Facebook Comments ...

Comentarios (2)

 

  1. Roberto dice:

    Yo, no sé si por suerte o desgracia, no he tenido ocasión de vivir en una dictadura, al menos hasta el momento. Aún así, considero que todas las dictaduras son nefastas, las de izquierdas y las de derechas. Pero también creo que es horrible tener miedo a ser libre…

  2. Viva tu Muerte JOPUTA CHAVEZ dice:

    El Caso del Loco obsesionado con la Muerte Alemán y el Rusito con Ganas de Joder son excepcionales, Son La Genialidad, La Excelencia y la Potencia de la MALDAD PURA Y DURA. El Chilenito fue un Cruel Capullo asesinando Estudiantes pero Pronto lo largaron, El Cubanito de MIERDA está chupao y jodido a sus casi 90, y A DON FRANCISCO NO SE LE INSULTA ASÍ, Merece un Apoyo por levantar una España, Vale que fuera muy católico pero no era Malo, Fue el Mejor Militar y General ESPAÑOL de todos los tiempos, que Gran Francisco, Aun se le recuerda en sus buenos Momentos antes de que los Amigos Arias Navarro y compañía lo usaran como Títere Alzheimizado, En paz descanses caudillo, te utilizaron como títere en la guerra civil pero el general mola murió y conseguiste ser algo importante y no un titere, mereces mi abrazo.
    Y El Sexto es EL MAS ODIADO POR TODOS: Bendito sea Don Juan Carlos I de Borbón, ¿PORQUE NO TE CALLAS? HUGO RAFAEL CHAVEZ FRÍAS, TU MUERTE EL 5 DE MARZO DE 2013 FUE UNA FIESTA PARA MÍ, SABES???? JODER TANTO A UN PAÍS Y AMAÑAR CAMPAÑAS ES DE JODEPUTA, ENCIMA PONES A UN CONDUCTOR GILIPOLLAS DE AUTOBÚS QUE SE CREE ”MADURO” DE SUCESOR ¿¿??, ERES G-I-L-I-P-O-L-L-A-S. OJALÁ TE PUDRÁS ASQUEROSO.

Escribir comentario

Últimos comentarios

  • Daniel:

    Ví la versión original (para algunos "editada") y me encantó. Ese encantó me llevó a quedarme pegado...

  • paco:

    Ese dilema ya tiene solución: El dilema del tranvía http://www.margencero.com/almiar/dilema-del-tranvia/...

  • Anonimo:

    Gracias... A veces siento que no valgo nada como persona y que soy insignificante. Supongo que no podre...

  • Víctor:

    Tuve la oportunidad de verla por primera vez en renta, sin palabras, la mejor película que he visto...

  • Mónica:

    Mi película favorita. Encantadora, tierna, profunda. Para mí se quedará así. Como ese amor de...

  • cris:

    Carmen, estoy de acuerdo contigo. Ninguna variante es inferior a otra. Un idioma que no cambia con el...

Escrito por Hector García Quintana